Loading...

Los nuevos emprendedores no saben lo importante que es elegir un canal de distribución u otro. Es tan importante su elección, que va a marcar el rumbo de la empresa de forma categórica, de forma que puede incurrir en pérdidas u obtener beneficios. A continuación, os te vamos a explicar en detalle su signifcado  de un canal de distribución adecuadamente: es.shopify.com/enciclopedia/canales-de-distribucion

1. Piensa también en el cliente

Debemos pensar en un canal de distribución que sea beneficioso para el cliente, como también para nosotros. Por ejemplo, si tenemos una tienda física, lo ideal sería que tuviésemos una tienda online en la cual los clientes pudieran realizar pedidos sin tener que desplazarse a nuestra tienda física. Por tanto, si estamos dudando entre varios canales de distribución, ten en cuenta al cliente y a su comodidad, y en base a ello elige el canal de distribución que cubra sus necesidades, además de las tuyas.

2. Facilitar el acceso

Hay sectores en los que el acceso a cierto producto es más complicado de lo que parece, por lo que aquí entra en juego el canal de distribución que escojamos. En este caso, la función del canal es facilitar el acceso al producto, siempre pensando en el cliente también. Dicho esto, ya tenemos una pista sobre qué canal no nos interesa para nuestro negocio. Al final, todo se resume a hacernos las preguntas adecuadas para obtener las respuestas correctas.

3. Costes

Todo lo dicho anteriormente está muy bien, pero ¿Cuánto me va a costar la broma? Esto, al fin y al cabo, es lo que más importa a todos los comerciantes o empresas, y con razón. Debemos tener en cuenta lo que nos va a costar trabajar con ese canal y los que nos va a reportar a cambio de ese coste. Llegados a este punto, debemos coger papel y boli y hacer una lista de pros y contras de un canal y de otro. Pero, tened en cuenta una cosa: ese canal tiene que abaratar costes y facilitar el acceso, si no, no es nuestro canal.

4. Coherencia de marca

Si decimos que somos una marca que funciona muy rápido, no escogeremos un canal de distribución que ralentice el proceso de venta. Si decimos que nuestra marca es la mejor calidad-precio, no elegiremos un canal que provoque un precio alto para el consumidor final.

Lo que trato de decir es que tenemos que funcionar conforme a los ideales de la empresa, de lo contrario sólo estamos engañando a los clientes. Ser sensatos y respetar la marca es fundamental en cualquier negocio, si nuestro canal de distribución nos lo impide, no es nuestro canal.

5. Perder el control

Suele ocurrir en los canales indirectos con muchos intermediarios, en los que solemos perder el control de nuestro producto y no sabemos ni dónde está, ni cómo se gestiona. No quiero decir que los canales indirectos supongan pérdida de control, sino que, si no contamos con los intermediarios adecuados, nos pueden hacer mucho daño como empresa. Si queremos tener el control del producto en todo momento, tendremos que desechar la idea de elegir canales indirectos o con muchos intermediarios, ya que es más fácil trabajar con pocos intermediarios, que con varios que deben hacerlo coordinadamente.

6. Software

No hay que dejar de lado la tecnología en cuanto a la gestión y administración de un producto se refiere. La tecnología nos hace la vida mucho más sencilla, por lo que hay que tenerla presente a la hora de elegir un canal de distribución. Hay distribuidores y transportistas que manejan programas que permiten seguir el producto en tiempo real y saber dónde está en cada momento.

CONTACTO