Utilizar un generador de logos es sencillo, ya que es un proceso que demora un par de minutos. Sin embargo, no hay tanta información sobre qué logo es el más adecuado para una empresa. Hoy, os enseñaremos los 10 errores que no debéis cometer con la elección de vuestro logo, ya que, una vez elegido, no lo podéis cambiar como el que cambia el aspecto de una web. Hazte la vida mas fácil y ayúdate con las herramientas gratuitas generadoras de logos

1. Demasiados elementos

En el apartado de diseño gráfico de un logotipo empresarial, tenemos que seguir la regla de “menos, es más”. Con ello, queremos decir que no hay que sobrecargar innecesariamente el logo, de forma que nuestro público no termine de entender qué pone, qué quiere decir nuestro logo o les cueste acordarse de él. Esta regla es básica en el diseño gráfico, así que no hay debate aquí. Entendemos que es muy complicado expresar o contar muchas cosas a través de una imagen simple, pero ahí es donde entran los profesionales que se dedican en cuerpo y alma en esto. No todo el mundo vale para este trabajo, así que entended que no es nada sencillo.

2. Colores inadecuados

A la hora de elegir el color de nuestro logo, debemos atender a los sentimientos que queremos transmitir a nuestro público objetivo. Aquí tenemos que tener en cuenta dos cosas:

Dependiendo de ambas cosas, tendremos que usar un color u otro. Lo que no nos podemos permitir, es elegir un color que no es nada adecuado para nuestro logo, ya que nuestra actividad es seria. En el caso de una consultoría, asesoría o bufete de abogados, está claro que tenemos que descartar los colores llamativos, y centrarnos en los más elegantes.

3.- Que no exprese nada

Un logotipo es un elemento muy importante dentro de una empresa porque representa visualmente a ésta y porque, simple y llanamente, es su imagen corporativa. Cuando la gente vea nuestro logo, relacionará éste con la empresa, de este modo hay una diferencia entre marca y empresa. Dicho esto, no podemos elegir un logo porque nos guste; debe existir algo más que nos empuje a seleccionar éste. Nuestro logo debe expresar algún sentimiento, forma de pensar o un estilo de vida. Si no queremos hacer eso, no pasa nada, lo estaremos haciendo bien porque querremos expresar algo. Nosotros hacemos referencia a que no podemos elegir un logo que no tenga una historia detrás.

4. Que no guarde un mensaje

Si os fijáis bien, todos los logos de grandes empresas guardan una historia detrás de cada uno de ellos. Es necesario que, para ser grandes, tengamos un mensaje o una historia que explique por qué se creó la empresa o qué se quiere potenciar. En el caso de Adidas, las 3 rayas ascendentes representan las barreras con las que nos encontramos en la vida, en las que después se rubrica un “Nothing is imposible” (Nada es imposible). Por tanto, trabajad el logo de tal forma que deje entrever la historia que tiene la empresa detrás.

5. Que no quede bien en cualquier superficie

Cuidado con la elección de los colores o con la forma que le queremos dar a nuestro logotipo, ya que tiene que encajar a la perfección en cualquier superficie. No hablamos del tamaño, sino de que se pueda distinguir perfectamente en todos los lados en los que deba ir incluido: paquetería, banners, bolsas, prendas, merchandishing, etc. Trabajad bien este aspecto porque es esencial.

6. Plagio

Está bien inspirarse en otras marcas u otros diseños, pero nunca podéis tomar como referencia ningún logo porque podéis incurrir en plagio. Precaución con esta materia porque podemos estar hablando de sanciones millonarias por plagiar el logo de otra empresa. Concretamente, Europa se toma el tema de las marcas muy en serio, así que no juguéis con fuego porque las empresas están armadas hasta las cejas con abogados especialistas.

7. Problemas tipográficos

En el español podemos encontrarnos ciertos problemas a la hora de elegir una fuente, ya que nuestro idioma cuenta con tildes, cosa que no pasa en los idiomas predominantes. No elegir una fuente o tipografía antes de probarla bien porque podemos encontrarnos con las sorpresas de que las letras acentuadas no las detecta. Para evitar estos problemas, se recomienda hacer varias pruebas con mayúsculas, minúsculas, tildes, sin tildes, barras o guiones.

8. Inclusiones innecesarias

Esto suele ocurrir cuando queremos ser demasiados explícitos con la actividad que realiza la empresa. Veo con frecuencia a muchas empresas que tienen logos que hacen inclusiones innecesarias, que suelen ser imágenes que buscan dejar claro a qué se dedican. Como ejemplo, tenemos el logo de Burger King, cuyo logo es una hamburguesa, algo que es demasiado obvio viendo el nombre ¿No creéis? Agradecemos que queráis dejar claro a qué se dedica la empresa para evitar confusiones, pero no creo que dicho nombre suscite mucha confusión.

9. Tendencias

Nunca hay que caer en las tendencias a la hora de diseñar un logo porque las modas son pasajeras y no queremos ser una moda, sino una marca con prestigio. Debéis de pensar a largo plazo, por lo que hay que descartar todos los logos que estén basados en una moda. Esto sólo puede perjudicarnos porque en cuanto pase la moda, dejaremos de estar a la moda nosotros también. Si lo hacemos así, empezamos desfasados.

10. No impactar

No podemos permitirnos el lujo de crear un logo soso, feo o que no impacte nada al público objetivo. El mundo del diseño gráfico, es un mundo plagado de arte y de artistas, así que no está de más saber que quienes marcaron un antes y un después en la historia del arte, fueron aquellos que rompieron los esquemas, como también muchos otros. Por tanto, debéis impactar a los que tengan que ver el logo para que sea más fácil meternos en su memoria para que nos recuerde después. Además, es una forma alternativa de llamar la atención.